Archivo de la categoría: sueños

Deseos sin fecha

Desde EnLaPalmera os deseamos que viváis estas fechas como más os guste y proponemos una cosa: que el espíritu que nos embarga durante estos días de amor, ayuda, solidaridad, respeto y paz, tenga el origen que tenga, lo mantengamos vivo cada día independientemente de la fecha que marque el calendario.

Un beso.

Anuncios
Etiquetado , , ,

Lo que me sale del hipotálamo

Adoro la forma en que mi cerebro desconecta por las noches. Igual que hay veces en el que lo mataría por estar dos semanas dándome la tabarra con sueños relacionados con algo chungo; hay otras en las que, como anoche, hace clic y sube el telón. Ayer bien habría podido ser el típico día en el que por la noche arraso con todo lo que se ponga por delante, lo que yo conozco como Noches Kill Bill. Sin embargo, mi hipotálamo decidió desconectarme y, en un momento del sueño, me ha regalado un galápago.

Le he puesto de nombre Lenta y era más grande que mis dos manos juntas. Tenía la tripa amarilla y verde con dibujos que se movían como si estuviese mirando a través de un caleidoscopio. Su caparazón era verde con dibujos que simulaban un artesonado pintado a mano; y su cabeza se movía despacio como la de Morla.

BenjaminLacombePop-Up2

Ilustración de Benjamin Lacombe.

De repente, Lenta empezó a perder su caparazón, los bordes se descascarillaron y poco a poco se fue rompiendo su concha. Su tripa ya no era un caleidoscopio, estaba blandita y todo comenzaba a tomar un color amarronado. Lo primero que pensé, porque en los sueños se piensan esas cosas, es que estaba mudando de concha, igual que las serpientes mudan de piel o los gatos pelechan. Mientras yo dejaba pasar el tiempo, parte de su caparazón se convirtió en un cúmulo de polvo que se derrumbó como un alud en cuanto lo toqué con el dedo.

No sé cuánto tiempo pasó en el sueño y tampoco en la historia pero, cuando quise darme cuenta, Lenta estaba desnudita, tan sólo cubierta por una concha nueva pero pequeña y blanda. Sin artesonados y sin caleidoscopios. Como los sueños son así, de ahí salté a un avión rumbo a California. Mientras esperaba a que despegara, alguien me llamó por teléfono y me dijo que Lenta había muerto. Había perdido su caparazón. Y ahí, con la muerte de Lenta, ha terminado mi sueño.

Etiquetado , ,

Gmork, ¡yo soy Atreyu!

Si comento esta foto, os hago un spoiler como una catedral.

Si comento esta foto, os hago un spoiler como una catedral.

Hace unos días vi una de mis pelis favoritas, La historia interminable. Aunque la magnitud del libro es tal que jamás se podría replicar en una película, sí es cierto que consigue transmitir los mensajes y enseñanzas más importantes del legado de Michael Ende. Hacía muchísimos años que no la veía y, si cada vez que la he visto he sacado una lección nueva, en esta ocasión no he podido evitar tener presente durante los 102 minutos que dura la crisis y sus consecuencias. Como supongo que todo el mundo conoce el argumento y ha visto la peli, voy a pasar directamente a dibujar mi particular reparto (más que súper reducido) mostrando extractos de los diálogos y que cada uno saque sus conclusiones de quién es quién y quién querría ser:

Morla: “Somos viejas, pequeño, demasiado viejas, y hemos vivido bastante (…) Todo se repite eternamente: el día y la noche, el verano y el invierno… El mundo está vacío y no tiene sentido. Todo se mueve en círculos. Lo que aparece debe desaparecer y lo que nace debe morir. Todo pasa: el bien y el mal, la estupidez y la sabiduría, la belleza y la fealdad. Todo está vacío. Nada es verdad, nada es importante”.

Artax: Es el caballo de Atreyu, las arenas movedizas del Pantano de la Tristeza se lo tragan: “Vamos, Artax, ¿qué te pasa? ¡Vamos! Ya lo sé, es muy pesado este terreno para ti y te cuesta. Artax, estás hundiendo. ¡Es la tristeza! Tenemos que salir. ¡Tienes que luchar contra la Tristeza!”

Gmork: “Las personas que no tienen ninguna esperanza son fáciles de dominar. Y quien tiene el dominio tiene el poder (…)  Soy el servidor, el poder que surge tras La Nada. Me encargaron eliminar al único que podría haberla detenido, pero le perdí la pista en el Pantano de la Tristeza. Se llamaba Atreyu”.

La Nada: “El vacío que queda. Como una ciega desesperación que destruye este mundo”.

Fújur: El dragón de la Suerte. Su cuerpo está formado de escamas color madreperla y no necesita alas para volar. Acompaña a Atreyu y a Bastian a lo largo de su viaje por Fantasía.

Fantasía: “Es el mundo de la fantasía humana. Cada parte de su Reino, cada criatura suya no es más que un trozo de los sueños y esperanzas de la humanidad”, dice Gmork.

Atreyu: “¡Ven por mí Gmork, yo soy Atreyu!”

 

Nota: De la Emperatriz Infantil no hablamos por ser un personaje súper pasivo y tener afán de protagonismo.

 

Sin Fin.

 

Etiquetado , ,