Archivos Mensuales: marzo 2015

Dos mujeres en Madrid

Acaba de ocurrir. Iba frente a mí, en el bus. Me ha llamado la atención porque llevaba un gorro de lana mientras que a su lado iba otra chica con unos pantalones cortos que dejaban ver sus piernas como dos cirios blancos (o “cohetes dirigidos al centro de la Tierra”, que diría Luis Alberto de Cuenca). Hablaba por teléfono:

-Sí, 33. Hago 34 el 2 de julio -ha dicho.

Como yo.

Tras colgar se ha puesto unos auriculares y ha abierto “Dos mujeres en Praga”, de Millás. Mientras leía, escuchaba música y daba golpes con uno de los pies en el suelo. La observaba pensando cómo es posible que pudiese aislar el ritmo de los golpecitos del ritmo de la lectura. Supongo que es una habilidad que se desarrolla como yo desarrollé en su día la de caminar leyendo, sorteando cualquier tipo de accidente humano-geográfico-urbanístico que hubiese en mi camino, he pensado.

Nos hemos bajado en la misma parada. Ella caminaba delante de mí, leyendo mientras avanzaba, como lo hago yo de camino al trabajo. Íbamos tan cerca que mi vista no alcanzaba más allá de su cazadora, sus vaqueros negros largos y sus zapatillas de deporte. Colgando de un brazo llevaba una bolsa de plástico por la que salía un tacón de aguja.

Al cruzar la calle ha girado a la izquierda, ha subido un escalón y ha abierto una puerta. Unos metros después, he girado a la izquierda, he subido un escalón y he abierto una puerta. No he podido evitar pensar que ella se había quedado atrás, en el prostíbulo que hay, casi camuflado, a unos cuantos metros de mi casa.

 

Etiquetado , , ,

No me felicites el 8 de marzo

Mañana, 8 de marzo, se celebra el Día Internacional de la Mujer y puedes ahorrarte tu felicitación. No quiero que me felicites si pasado mañana vas a seguir actuando sin defender mis derechos o nuestros derechos, los de las mujeres; sin reconocer que la igualdad de sexo y género solo existe en el papel, pero no en la vida.

Prefiero, sin embargo, que te felicites. Que te felicites si cada día actúas para que la igualdad de mujeres y varones sea un hecho. Que te felicites si educas a tus hijos e hijas para que crezcan sabiendo que son personas, no géneros o roles.

Felicítate si luchas para que no se haga una trata de nuestros derechos reproductivos y para que se caiga de la frente el estigma que convierte a las mujeres en damnificadas laboralmente por tener hijos… Has leído bien: damnificadas.

Felicítate si cada día te pones una corbata y le haces a tu hija las coletas porque quieres hacerlo y porque sabes que también es tu responsabilidad; y si educas a tu hijo para que llore sin avergonzarse, porque los hombres también lloran, ¿lo sabías? También lloran.

Felicítate por lo que estás haciendo para que la igualdad sea un hecho, por unirte a nosotras cuando salimos a la calle a luchar por lo que nos corresponde, por fundir tu voz con la nuestra en el mismo grito para que suene como una sola, sin timbres diferenciadores. Felicítate por respetar a la mujer que tienes por pareja y parar los pies a quienes no lo hacen.

Felicítate si en tu vida cotidiana, seas varón o mujer, actúas pensando que solo nos diferencia la cáscara, si no estableces diferencias salariales entre tus empleados y empleadas del mismo rango por convicción; si crees, en definitiva, que no somos inferiores, ni tampoco superiores, sino iguales.

Si no actúas así, seas varón o mujer, puedes ahorrarte tu felicitación. No estamos para frivolidades.

Gracias.

feminismo

Pancarta de @Cristina_H_

Feminismo: movimiento que persigue la igualdad de derechos y oportunidades entre mujeres y varones.

Etiquetado ,