De efemérides, cebras, besos y bailes

Ese día ella vestía un jersey con estampado de cebra.

(Horroroso. Puaj).

Tras dos cócteles, se quedó enganchada a su mejilla derecha.

De ahí saltó a sus labios (y se volvió a quedar enganchada).

Ahora toda su boca baila sobre ellos cada vez que se acercan.

 

 

Anuncios
Etiquetado , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: