Chloe

IMG_20141020_174952

 

Cuando te conocí cabías en una servilleta. Te llevé a casa envuelta en un paño de cocina que todavía conservamos. Sentada, solo ocupabas la esquina de un ladrillo. Eras minúscula pero ya eras enorme.

Nos has dado muchísima alegría, muchísimo amor y te has ido dejándonos la mayor lección de mi vida: no hay que dejarse guiar por el egoísmo cuando tenemos que dejar ir a quienes más queremos. Solo hay que dejar ir. Sin aferrarnos.

Te voy a echar muchísimo de menos, chica guerrera, pero sé que cada verano volveremos a leer juntas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: