Mi niña favorita de las mañanas

Me los encuentro casi cada mañana en el transbordo del autobús. Suben la calle Alcalá aprisa, como si, un día más, llegaran tarde al colegio.

Él se acerca a los cuarenta. Perfectamente afeitado luce un traje gris unos días, azul marino otros, complementado con una mochila de Peppa Pig, que le cuelga del hombro izquierdo; y otra de una princesa con el pelo muy rubio y muy largo, que más que arrastrar lleva en volandas. De este modo, una de las niñas, la mayor, que no supera los seis años, puede ir delante, siempre dentro de su campo de visión; y ella, mi favorita, puede ir agarrada a su mano izquierda.

Mi niña favorita de las mañanas no brinca los cuatro. Siempre lleva su ondulado pelo castaño en dos coletas, hechas cada día según cae, y lo suficientemente largas para que le rocen los hombros con las puntas del pelo, como si fueran dos expertas bailarinas de danza clásica que, con ligereza, hacen cosquillas al suelo con los dedos de los pies.

De su mano izquierda cuelga un oso de peluche, que es en altura un tercio de la suya, y que unas veces cuelga y otras arrastra. A pasitos cortos intenta seguir la marcha de su padre, que suele llegar a la Plaza de la Independencia como si acabara de subir el Tourmalet, momento que él aprovecha para recordarles que tienen que andar más rápido. Es entonces cuando ella ladea la cabecita y lo mira desde más allá de esas grandes gafas de plástico rosa que lleva atadas a la cabeza como si fuera a bucear por la vida y piensa, imagino yo: “¡Tú te pinchas!”.

Hoy, al llegar a la Puerta de Alcalá, la hermana mayor ha salido despedida:

-¡Ten cuidado! –le ha dicho su padre.

Ha ido al kiosko, ha mirado la portada de las revistas que había expuestas y ha dicho:

-Mira papá, ¿y ésta de novia no te gusta?

Mi niña favorita de las mañanas ha soltado su mano, ha salido corriendo hacia su hermana y el padre, con la mochila de Peppa Pig, la de la princesa rubia de pelo largo y dos bolsitas de tela con la merienda, se ha acercado hacia ellas, le ha subido los calcetines a la pequeña y ha reemprendido el camino al cole con una sonrisa en la cara y con un gesto que da muestras de una historia que no he sabido cómo interpretar.

Anuncios
Etiquetado , , , , , ,

4 pensamientos en “Mi niña favorita de las mañanas

  1. petalosblog dice:

    Hola acabo de conocer tu blog, he leído un par de entradas, ésta y “Belén la chica del metro”, me han parecido muy bonitas y me encanta como las has narrado. Sólo quería que lo supieras.

    • enlapalmera dice:

      Hola! Bueno, en primer lugar, muchísimas gracias por leerlo y por este comentario. A veces escribo cosas aquí y creo que nadie las lee, porque es un blog “de familia y amigos”, como yo digo. Así que me alegra muchísimo. La historia con Belén fue tan fantástica como ella. Mil gracias de nuevo! 🙂

      • petalosblog dice:

        Soy nueva en wordpress, espero no haber invadido tu espacio, simplemente dejé el comentario porque si leo algo que me gusta, pienso que puede alegrar a la persona que lo ha escrito saber que ha sido así.
        Espero que no te importe que siga tu blog. Un abrazo!!

      • enlapalmera dice:

        Claro que no! Al revés, estoy encantadísima. Lo que te quería decir es que me lee muy poca gente, solo amigos y familiares, aunque últimamente entran más. Así que ha sido estupendo ver que lo habías leído. Yo también te estoy siguiendo ;). Nos vemos por aquí. Besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: