Spanish Jones, los jóvenes aventureros sin espíritu suicida

LegoIndy“Tócate el higo”, con perdón, pensé hace unos días cuando llegaron a mis ojos las palabras que Marina del Corral, la Secre General de Emigración e Inmigración, pronunció acerca de la fuga de cerebros que estamos viviendo. Parece ser que, según este alto cargo del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, el hecho de que cientos de jóvenes españoles bien formados tengan que buscarse la vida en otro país se debe al espíritu aventurero de los mismos.

He de decir que, conforme leí el texto, (con el consiguiente improperio que lo cerraba y que no voy a reproducir por miedo a que me cierren el blog) solté una especie de carcajada que no sé si, en realidad, se acercaba más al sollozo. Sinceramente, si hubiera estado en mis manos el despido de esta señora, lo hubiera tramitado en ese mismo instante alegando “incompetencia inconmensurable”, porque si hay un lugar que todos sabemos que haría las delicidas cualquier aventurero, ese es España.

Quedarse en España, en un país en el que el 50% de la población joven está en paro; en el que si cobras la tasa por desempleo sólo puedes estar fuera de tu país equis días porque si no, te castigan quitándote esa tasa; en el que si hay que hacer recortes preferimos cerrar hospitales, encarecer la Educación, subir los impuestos pero mantener el sueldo a la Iglesia que, al fin y al cabo es la que acoge las almas encomendadas a Dios porque es lo único que le queda a muchos… Quedarse en este país sí que es una aventura.

Por eso, cuando leí ese pequeño texto que me informaba de la píldora política del día, pensé: No, señora, los jóvenes españoles no emigran porque tengan espíritu aventurero, de hecho, yo vivo una aventura casi diaria desde que cojo el metro en casa hasta que llego al trabajo. Los jóvenes españoles emigran porque tienen espíritu de supervivencia, que es distinto. Porque del mismo modo que nadie se quedaría en una habitación en la que cada vez queda menos aire sabiendo que hay una puerta que da al exterior, ningún joven que tenga la oportunidad se va a quedar en un país con una política laboral que lo asfixia y en el que aquellos que deberían abrir un agujerito para que entrara el aire dicen que no, que el aire que se respira es limpio y puro y que la culpa es de ellos.

En fin, que no es mi caso por ahora. Tampoco tengo espíritu aventurero ni quiero irme de mi país. Es más, me gustaría quedarme aquí porque aquí están mi familia y mis amigos. Pero si llegara el momento de tener que elegir, no lo dudaría. Y no es que tenga un espíritu aventurero de la hostia, no señor, es que quedarse en España sería tener espíritu suicida, y no es el caso.

Anuncios
Etiquetado , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: